0,00 € (Sin IVA)
0,00 € (Con IVA)

Plastificadora Barata

La plastificadoras A4 sirve para proteger con una capa de cubierta fina, documentos o diferentes objetos ante el tiempo y el desgaste recurrente que pueden tener ante los rayos ultravioletas o la manipulación excesiva que termina por dañarlos a largo plazo, estos artículos te ofrecen múltiples posibilidades de las cuales puedes sacar muchas ventajas.

Infinitas posibilidades

Muy fáciles de usar y te permite una plastificación simple en todos sus soportes. Podrás proteger tus materiales contra la suciedad, el uso intensivo, pero también y sobre todo contra la exposición excesiva a la luz natural y al clima.

De esta manera, evitarás que tus fotos u otros objetos estén en mal estado después de un corto período de tiempo. Además de ser inmune a posibles agresiones externas, tus documentaciones e imágenes se verán realzadas por un acabado brillante o mate.

Laminación de documentos: ¿para qué sirve?

La laminación se utiliza para carteles al aire libre, carteles que cuelgan en tiendas, lonas y carteles publicitarios y en muchos casos en carteles de señalización.

¿Plastificación caliente o frio?

Laminación en caliente

Esta laminación ofrece un mayor contraste y colores más profundos gracias al PET (solo se utiliza en este caso).

La película PET es menos costosa que la película de PVC para usar con laminación en frío. La oferta de películas es amplia y, por lo tanto, le permite encontrar siempre el material adecuado para un buen resultado.

Esta laminación es adecuada para uso en interiores y es ideal para presentar materia prima y soluciones en ferias comerciales, por ejemplo. La laminación de esta clase es menos adecuada para uso en exteriores, ya que la película de PET no resiste muy bien los rayos UV y los colores impresos pueden perder su intensidad y volverse más claros.

Laminación en frio

La solución más adecuada para la producción de carteles y anuncios para uso en exteriores es la laminación en frío. La laminación en frío se realiza con película de PVC que retiene los rayos ultravioleta. El tóner y la tinta permanecen intactos y el PVC no es totalmente transparente, apenas se nota.

Los que funcionan en frío a menudo ofrecen más ventajas que las laminaciones con calor ya que es más rápido  el proceso porque no debe calentarse por adelantado.

Laminador de bolsa

La plastificación en bolsa es muy simple, solo debes envolver tu documento en una bolsa de laminación y después se debe colocar en la plastificadora y los cilindros con calor fundirán el pegamento presente en la cubierta y causaran la plastificación.

Los materiales de laminación deben tener un tamaño más grande que el documento que deseas plastificar, para lograr un borde solado de 2-3 mm. Por lo que el documento no estará expuesto a filtraciones de agua o humedad.

Las plastificadoras pueden laminar en diferentes formatos, por ejemplo es posible lograr plastificaciones A3, A4 y A6.

Existe una gran variedad de materiales para laminar y cumplir las expectativas que deseas, puedes escoger entre una gama completa de pliegues de laminación, conocidas también como hojas para laminar, todas estas tienen la capacidad de plastificar continuamente para evitar el riesgo de burbujas.

¡Busca y compra tus productos Fellowes para tu oficina y consulta los mejores precios en Desordena!

De sistema continúo

La plastificación continua o conocida también como laminación con rodillo, encapsula el documento entre dos capas de película, ofreciéndote la ventaja de laminar continuamente sin detenerse para una mejor productividad, recudiendo el precio por cada plastificación que las que suele realizarse con plástico.

Su funcionamiento es simple, se desenrolla el rollo de película para envolver el documento, una vez que finaliza el proceso, solo necesitas cortar el exceso de película presente con una tijera o el mismo sistema de corte que poseen algunas de ellas.

La película viene en formas de rollos en diferentes longitudes, acabados y grosores, es un material muy variado para cubrir todas las solicitudes en plastificación de documentos y estas pueden realizarse tanto en frio o con calor según lo desees.

La plastificadora y los modos de laminación

La laminación permite aplicar una o más capas sobre un objeto ya sea de papel u otra fabricación para protegerlo de las agresiones externas, para endurecerlo, darle un acabado (mate, brillante) y para aplicar una película con textura y forma gracias a un cortador de pliegues.

Existen diferentes tipos de laminadores:

Manual: permiten realizar collages manualmente sobre sustratos recubiertos con adhesivo.

En frio: pueden laminar en frío todas sus documentaciones que no admiten calor (como algunas tintas de impresión, vinilo)

De rodillos: el rodillo superior calentará el pegamento para una adhesión perfecta evitando el fenómeno de rizado y respetará el documento gracias a un bajo calentamiento.

En caliente: Permiten la encapsulación, pegado y laminado.

Plana: para laminadores profesionales en formatos muy grandes.

Laminador y Barniz

La laminación permite depositar una película muy fina en un documento para la protección que le da a su vez un acabado profesional para la mejora de este.

Se utiliza en la industria gráfica para cualquier tipo de documento, como tarjetas de presentación, folletos, catálogos, portadas de libros, archivadores, entre otros, protegiéndolos así de los peligros de la vida cotidiana (lluvia, manchas, etc.).

El barniz permite depositar un barniz en el documento y puede ser complementario a un recubrimiento de película. Después de aplicar el barniz deberá ser secado con lámparas UV.

Una hoja de laminación puede proteger de forma rápida, simple y económica contra daños por agua, aire y humedad. Es un pliegue de laminación que se deslizan, luego se introduce y en unos minutos (algunos segundos para algunas bolsas) el documento está laminado.

¿Cómo elegir un laminador?

Para saber qué elegir, debes hacerte las siguientes preguntas:

¿Qué formato máximo necesitaré laminar?

¿Cuánta laminación haré por mes o por semana?

¿Qué rigidez quieres dar a tus títulos?

Las tres ventajas de un laminador de documentos

En primer lugar, laminar un documento que sueles utilizar a diario puede ayudarte a protegerte de las agresiones externas, como la grasa, el agua, la humedad, el polvo y los diversos golpes y rasgones que puede sufrir el documento.

Después puedes realzar tus documentos gracias a los diferentes contrastes, los colores y las imágenes sublimadas.

Finalmente, una máquina de laminación te permitirá obtener ahorros significativos en términos de reimpresiones innecesarias, por ejemplo un documento impreso 15 veces es mucho más caro que el mismo laminado desde su primera impresión.

Un documento plastificado tiene una vida más larga que una hoja no plastificada, que puede conservarse durante un tiempo más corto.

Puedes laminar planos, directorios, avisos, menús, etc., pero también fotografías. Puede usarse para hacer insignias, tarjetas de visita, fichas de recetas, manteles individuales, invitaciones y cualquier otra cosa que desees.

En resumen, puedes laminar todo tipo de formularios impresos, ya sea laminillas, cartón o cartulina.  Después de la laminación puede haber burbujas o niebla en su documento recién laminado, esto se debe a dos fenómenos:

  • Si tu documento muestra burbujas, la temperatura es demasiado alta, deberás bajarla para restaurar la calidad.
  • Por otro lado, si el documento contiene empañamiento, dentro o en los bordes de la bolsa, es porque no está con las temperaturas apropiadas. Espere a que se encienda la luz o aumente un poco la temperatura.

Una vez que el documento está laminado, puedes doblarlo manualmente si el grosor del papel y / o la cubierta no es demasiado grande (hasta 100 g / m² para papel y 75 a 100 por lado para bolsas).

Sin embargo no puedes perder un documento, porque está protegido de forma permanente y no se puede extraer de la funda con la que se soldó. Por lo tanto, un documento plastificado es infalsificable.

Una de las otras ventajas de un documento plastificado es que no teme el agua ni la humedad, es completamente impermeable si se lamina y se suelda adecuadamente.

Bolsa para plastificadora Barata

Cualquier sistema requiere el uso de laminillas o pliegues. Existen diferentes tamaños y grosores de bolsas de laminado, que permiten responder a diferentes tipos de acabado: suave, semirrígido o rígido.

En primer lugar hay  una plastificación mate, que tienen una función anti-reflejo y anti-UV. Estos se utilizan particularmente para documentaciones colocados en el exterior y por lo tanto, expuestos al sol, el calor, la humedad y la lluvia.

Estas actúan como filtros y permiten retrasar la alteración de los colores de un documento laminado que se muestra en exteriores. También hay cubiertas adhesivas en un lado, que se utilizan principalmente para mostrar folios como memorandos, cronogramas, aranceles y para el etiquetado.

Deben colocarse en superficies lisas como puertas, ventanas, paredes o ventanas. Los pliegues para laminación tienen dos capas, con una primera capa exterior hecha de una película de poliéster.

En cuanto a la capa interna, está compuesta de pegamento que se funde durante el proceso de laminación y cura una vez que se enfría.

Nota técnica sobre la laminación

Puedes plastificar todo tipo de productos planos y secos sin ningún riesgo para tu máquina. Sin embargo, evita plastificar materiales que contengan líquidos, escarcha, hongos y cualquier agente que pueda desmoronarse o romperse bajo la presión de los cilindros, como el vidrio o algún otro objeto.

Puedes usar un "portador de cartón", también llamado "carpeta de cartón" para que el papel no ruede alrededor de los cilindros, puedes utilizarlo también para limpiar los cilindros.

También es importante tener en cuenta que puedes plastificar solo una cara de un documento. Toma una hoja de la bolsa y colóquela en la parte frontal del documento que deseas laminar. Luego, desliza el conjunto en una caja de cartón y el documento se laminará solo en un lado.

El grosor de las películas plastificantes  se indica en micrones por cara. De hecho, la unidad de medida es el micrón, cuyo símbolo es: μ.

Este valor es igual a una milésima de milímetro (0.001 mm). Por ejemplo, para una bolsa de plastificación, 125 micrones (μ) por lado representan 0.125 mm por lado, es decir, 250 μ (0.250 mm) en total, lo que equivale a un cuarto de milímetro de espesor. Finalmente recuerda limpiar regularmente con un kit de limpieza para eliminar la tinta o el pegamento.

¡Obtén tus productos Fellowes en oferta para tu local y consulta los mejores precios en Desordena! Disfruta de nuestro sistema de envió en todos los artículos.

Consejos para usar tu laminador

La garantía de tu plastificadora

Este sistema, ante todo, es un aparato de calefacción eléctrica. Como tal, se deben tomar algunas precauciones para no dañarlo, por un lado y para usarlo de manera segura y por un largo tiempo por otro lado.

En primer lugar, debes recordar que la garantía legal contra defectos ocultos no cubre el uso de los operadores. Debes leer y observar atentamente las instrucciones de uso de la máquina. Recuerda que corresponde al consumidor demostrar la existencia de un defecto oculto.

Teniendo esto en cuenta, depende de ti contar con un presupuesto de reparación preparado por un profesional que certifique un defecto oculto de acuerdo con los términos de la Ley. Sin embargo, puede suceder que las instrucciones de operación del fabricante no detallan todo lo que no debe hacerse.

Infórmate muy bien acerca de tu laminadora

En general se recomienda encarecidamente revisar en caso de fallo, siendo mejor dejar este ejercicio, que a veces puede ser complicado, a los servicios técnicos de diferentes fabricantes. Es obvio que un servicio técnico que recibe una pieza de repuesto para su reparación tendrá problemas para determinar cuál es el origen exacto de la falla.

Apaga tu plastificadora

Recuerda apagarla después de su uso, ya que una de las causas clásicas de los fallos es que muchas personas creen que pueden tenerla encendido desde la mañana hasta la noche, como un ordenador, cosa que no es cierta.

Estas máquinas contienen resistencias eléctricas que las llevan a una cierta temperatura de plastificación (diferente según el grosor deseado). El hecho de que estén con grados altos de temperatura durante la laminación, debe tener un periodo de enfriamiento.

Cada unidad de laminación tiene un tiempo de funcionamiento y un tiempo de enfriamiento según su capacidad. Para esquematizar, podemos considerar:

  • Las personales pueden trabajar entre un cuarto de hora y media hora dependiendo del modelo.
  • Las plastificadora para el lugar del trabajo pueden laminar entre media hora y una hora y media según el modelo.
  • Las plastificadoras profesionales pueden laminar de forma intensiva entre dos y seis horas, según el modelo.

Y más allá de estas duraciones, es necesario dejarles un tiempo de enfriamiento que se pueda indicar en las instrucciones de uso a veces, pero no siempre. De lo contrario el retraso es:

Cuando vuelve a estar frío.

Un sistema profesional está diseñado de forma nativa para detenerse después de un período de inactividad.

Por otro lado y para los otros modelos, es imperativo pensar en detenerlos después de su uso.

Limpiar los rodillos

  • Debes pensar en limpiar los rodillos:
  • De hecho y mientras plastifica sus títulos, pequeñas gotas de pegamento se escapan y se depositan en ellos.
  • Como los rollos están en altas temperaturas, termina siendo una especie de película pegajosa dispersa.
  • Por supuesto y si no se hace nada, esta película se expandirá día tras día y, eventualmente, dañará gravemente el sistema.

Hoja de limpieza

A partir de ese momento, una funda de laminación puede enrollarse alrededor de los cilindros en cualquier momento y causar un atasco.

Ten la seguridad de que hay una solución fácil de implementar y un costo ridículo, con una simple lámina de cartón que, pasada 2 o 3 veces por el mismo proceso, elimina pequeños puntos de pegamento de los cilindros.

¡Los productos Fellowes para tu oficina con las mejores ofertas en sistema de envío lo podrás encontrar en Desordena!

No hay papel demasiado grueso

No coloques documentos demasiado gruesos, debes confiar en las recomendaciones de los fabricantes, que suelen estar escritas en las instrucciones de uso. Por experiencia y a menos que se indique lo contrario, se considera que:

  • Los personales aceptan un grosor de 0,5 milímetros (hasta 125 micrones por cara)
  • Las planificadoras para el lugar del trabajo aceptan un grosor de 1 milímetro (de 175 a 250 micrones por cara)
  • Los profesionales aceptan un grosor de 3 a 6 milímetros (hasta 250 micrones por cara);
  • Si intenta insertar pliegos que son más gruesos que el estándar recomendado, corre el riesgo de dañar el mecanismo de presión del rodillo.
  • Esto podría hacer sea totalmente inutilizable.
  • Los títulos a laminar deben ser planos y sin relieves (lo que excluye tejidos, piezas de madera y piezas metálicas).

Pasa una funda a la vez en el laminador:

  • El hecho de insertar varios tipos de materiales para laminar frontalmente es otra de las causas recurrentes de atascos.
  • La única forma de hacer esto de manera segura, por ejemplo para laminar insignias, es utilizar un soporte de cartón de forma especial.
  • Sin el uso de este cartón transportador, coloque los pliegos en los espacios que provee la máquina.
  • El hecho de colocar varios bolsillos al mismo tiempo aumenta considerablemente el riesgo de que uno o más bolsillos terminen envolviéndose alrededor de los cilindros. Esto provocaría un atasco.

Respeta los formatos correctos

  • Respeta los tamaños correctos de papel.
  • Es mejor evitar, por ejemplo, colocar varias fichas de presentación en un bolsillo A4 o varios folletos de tamaño A5 en un bolsillo A3.
  • El uso lógico del sistema implica que uno solo usa una funda para laminar para proteger un documento  que corresponde en términos de dimensiones. Ejemplo, un documento A4 (210 x 297 mm) en un bolsillo A4 (216 x 303 mm).
  • Debes saber que si laminas fichas de visita en un bolsillo A4, te verás obligado a cortar las fundas laminadas.
  • Al hacerlo, el sellado ya no está garantizado y los membretes de negocios plastificados tendrían que ser redirigidas para sellar los bordes con seguridad.
  • Además, las esquinas ya no se redondearán y las cuadradas serán un poco afiladas (sin embargo, puede usar ángulos redondos).

Inserta la tapa siempre

Si insertas la funda de laminación que contiene la hoja, corres el riesgo de crear un atasco si las envolturas se envuelven alrededor de los cilindros, lo que lamentablemente pasa a menudo en este caso.

Además, incluso si con un poco de suerte no causas atascos, es muy probable que dañes el documento laminado. Por ejemplo, causa un pliegue inoportuno y es difícil de utilizar porque está recién salido de altos grados de calor.

Si esto sucede, el documento laminado debe volver a introducirse para tratar de detectar el defecto calentándolo nuevamente, por lo tanto se recomienda insertar el documento + funda justo en el centro de la ranura de inserción teniendo en cuenta, si es necesario, las guías de formato impresas.

No usar más allá de los límites

No la uses más allá de sus capacidades. Usarlo más de lo adecuado e mucho intensivamente de lo que fue hecho es como intentar correr un Rally con un Smart o correr un Gran Premio de Fórmula 1 con un Twingo.

Por supuesto usaras los componentes regularmente más rápido, lo que inevitablemente dará lugar a fallas por defecto del uso, fuera de la garantía.

Las condiciones de operación se especifican en la hoja del producto en los sitios comerciales, por ejemplo tiempo de uso diario máximo, número de plastificación semanal recomendado, tiempo de calentamiento, espesor máximo de plastificación, o en su defecto, en las instrucciones de uso.

¡Todos los productos Fellowes para usar en el trabajo o en casa cuenta con nuestro sistema de envío bajo los mejores precios en Desordena!

Mucho cuidado

A algunas personas les puede parecer obvio ser cautelosos con el uso de un aparato eléctrico, pero como lo señala la experiencia a veces, no suele recordarse con frecuencia que algunas cosas pueden ser peligrosas para esta maquinaria que posee una instalación térmica.

También se recomienda no consumir alimentos o bebidas plastificando instrumentos, así como evitar la plastificación en un lugar cerca de un punto de agua.

Laminado en un solo lado

Para laminar un documento de una sola cara es algo que se puede realizar fácilmente, ya que en el campo de la laminación plástica no hay laminación de una sola cara. Esto existe en la plastificación continua pero es otra técnica llamada filmación.

Como este punto vuelve con frecuencia en las preguntas formuladas, te explicaremos cómo laminar en una sola cara. Para que una impresión solo esté plastificada en la parte frontal, por ejemplo, solo toma una de las dos laminillas que sería la cubierta, una vez separado de su doble, se coloca en la cara del documento que se quiere laminar.

Después hay que deslizar el conjunto en un cartón de transporte (una envoltura de cartón especial). Una vez que todo esté en su lugar el documento se lamina en un lado. Simplemente corte la brida al ras de la hoja, con una regla y un cortador.

Laminado: consejos y usos

La laminación de documentaciones ayuda a mantenerlos a salvo de daños como la humedad, el polvo y los golpes. Existen dos tipos de plastificación, la laminación en frío y laminación con calor.

Documentar los procedimientos de laminación

Paso de preparación antes de la plastificación:

  • En primer lugar, siempre se debe preparar el documento y las herramientas necesarias para la plastificación.
  • El tamaño de la envoltura debe coincidir con el del documento que se va a laminar, para evitar el uso de un cortador.
  • Es recomendable utilizar pliegues de marca y calidad para un mejor resultado. Posteriormente, la unidad debe enchufarse a una toma de corriente de pared.
  • Se debe tener cuidado para asegurar que el producto se coloque en un área bien despejada para no interrumpir el proceso de laminación.
  • Los más sofisticados trabajan con calentamiento por infrarrojos de los cilindros de prensa y transporte, en lugar de una placa caliente. La bolsa de laminación que se presiona durante el calentamiento, logra un resultado superior.

Diferentes tipos de láminas

Láminas de 60 micras

Estas son las mejores en lo que respecta al mercado. Son 60 micrones por lado y por lo tanto  un documento una vez plastificado contará con 120 micrones más que su grosor original.

Este formato se utiliza para los diferentes documentos que deseas archivar o proteger. Este será a menudo el caso de los diplomas, un acto notarial, tal vez algunos dibujos de niños, etc. Es una protección mínima que mantiene la flexibilidad original del documento.

Por otro lado estarás protegiéndolo eficazmente contra el polvo o la suciedad de cualquier tipo y sin temer a los líquidos. Sin embargo, no se usan mucho y generalmente se prefieren los 80 micrones, que son más resistentes y ofrecen una flexibilidad bastante satisfactoria.

Láminas de 80 micrones

Un poco más gruesos, le ofrecerán un grosor de documento de al menos 160 micrones, aunque el uso será casi el mismo que para 60. Podremos conservar nuestros títulos y archivarlos poco espacio y protegiéndolos de manera muy eficaz.

La representación es muy buena, ya que los pliegos son muy flexibles y por lo tanto, agradables de manejar si son numerosos en una carpeta. Las de 80 suelen ser el tipo de espesor más utilizado, es el tipo de bolsa más barato y ofrece una excelente protección.

El plastificar información de cualquier tipo, ha terminado convirtiéndose en el modo más sencillo, útil, económico y rápido de mantener totalmente protegidos aquellos documentos con los que trabajamos día a día, consiguiendo que los mismos tengan un acabado perfecto y una gran durabilidad.

¡Todos los productos Fellowes para tu oficina y local con los mejores precios de compra y sistema de envío lo puedes encontrar en Desordena!

Láminas de 100 micrones

Ahora pasamos a pliegues de 100 micrones que aportan un poco más de rigidez al documento, pero también una vida más larga a las que están muy manipuladas. Por lo general, este grosor se usará para mapear un restaurante, especialmente para los menús que cambian regularmente.

En los negocios para publicar información también es perfecta, por ejemplo en la oficina para tener una lista de números de teléfono a la mano o en la cocina para proteger las recetas. El documento en cuestión estará bien protegido, se puede plegar, pero el documento permanecerá marcado.

Sin embargo, no hay posibilidad de arrugar nuestro documento. En resumen, es perfecto para cualquier tipo de documentación que mostramos o que utilizamos regularmente.

Láminas de 125 micras

Estamos hablando aquí de calidad semi-rígida, ya que el documento conservará la flexibilidad, pero no podremos doblarlo completamente.

Es perfecto para laminar fichas de visita, cartas para niños, insignias, pero también para laminar cualquier tipo de información que tienden a permanecer a menudo en lugares sucios. Se pueden utilizar en la fábrica, pero también en la clase de un colegio.

Pliegues de laminación 175 micras

Con un grosor mínimo de 350 micrones en total, pasamos a la categoría de documentaciones rígidas.

Sigue siendo una ligera flexibilidad, pero obviamente no podemos plegar nuestro documento y es que la protección es óptima, el documento no se arriesga nada. Algunos utilizan este formato para proteger las fotos y colocarlas en la pared, siendo también perfecto para un menú que no cambiará durante todo un año, incluso podemos hacer manteles con un bonito grosor.

Nuevamente y si deseas publicar folios en un sitio de construcción, en una escuela, en la fábrica o en cualquier otro lugar y la información debe permanecer durante varios meses o incluso años, entonces los 175 micrones serán perfectos.

Pliegues de 250 micrones

Ya pasamos a algo más fuerte y totalmente rígido y es que casi no hay flexibilidad, de esta manera vamos a poder proteger completamente el documento contra el plegado. Con 500 micrones de espesor total, no hay más grueso que este tipo de bolsa flexible, siendo este el grosor que se utiliza para laminar postales de identidad nacionales.

Este grosor se puede usar para todas las aplicaciones que hemos hablado anteriormente para los 175 micrones, para la pantalla, pero también para guardar fichas de juego más largas o algunas documentaciones importantes.

Si deseas mostrar un diploma o encuadrar una foto, los 250 micrones puede ser lo que necesitas.



El mejor precio
 
42,63 €
Con IVA: 51,58 €
El más vendido
 
73,14 €
Con IVA: 88,50 €
Calidad Premium
 
271,52 €
Con IVA: 328,54 €

Los más vendidos


Productos en oferta en Plastificadora Barata



Comprar Plastificadora Barata

avatar
Chat con Eva | 902 57 04 51
Bienvenido a www.desordena.es. ¿Tienes alguna duda? Estaremos encantados de ayudarte 🙂
Aún no he pedido
Ya he pedido
Recibí mi pedido

¡Envío gratis!

Entrega gratuita a partir de 30€ (sin IVA e gastos de envío) Del 14/10/19 al 20/10/19 * Podrá seleccionar el envío gratuito en el carrito. *No acumulables con otras ofertas. *Máximo uno por cliente.