952 17 05 07
0,00 € (Sin IVA)
0,00 € (Con IVA)
0
Vuelven los días sin IVA, ¡miles de productos con descuento!    Saber más

Papel Continuo

Comprar Papel Continuo

El papel es un aliado indispensable al momento de efectuar tramites, archivar documentación importante, emitir facturas, realizar nóminas, listas y todo ese tipo de trabajo de carácter administrativo que se llevan a cabo tanto en la oficina como en las universidades, en grupos de investigaciones, en los tribunales, en cientos de bufetes, etc.

Pero ¿cómo hacer para que este preciado amigo rinda y no se acabe justo cuando estamos a reventar de trabajo y como suele ser normal, justo al comienzo, a la mitad o bien al final de uno o más de esos trabajos descritos anteriormente, evitándote así el tener que abrir y cerrar cada cierto tiempo la bandeja de la impresora para recargarla y así poder seguir imprimiendo?

Para que los nervios y el estrés no acaben contigo, te traemos un estupendo y mega dato que no puedes perderte, así que rápido, toma nota de lo que vamos a decir y es que ese mega dato es el llamado papel continuo, pero ¿no sabes de qué va? Calma, no pasa nada, ya lo solucionaremos, así que sigue leyendo.

¿Qué es el papel continuo?

Comencemos por el principio, es decir, vamos a deciros que es el papel continuo, ya que a grandes rasgos, el papel continuo es aquel tipo de papel impreso que por lo general es usado en impresoras matrices, ya sabes, esas impresoras de puntos compactos que utilizan una serie de pequeños alfileres y golpean en una cinta de tinta produciendo puntos exactos en el papel hasta formar el texto por completo, gráfico, tabla u otros a medida que se imprime.

Este fantástico tipo de papel es el que usan dichas máquinas y es ampliamente utilizado para imprimir todo tipo de recibos, facturas, pagarés, tickets de ventas, nóminas (oficiales, no oficiales, de trabajadores) e inclusive inventarios.

¿Papel continuo? ¿Pero por qué se llama de esta manera?

Se llama así porque este tipo de papel se presenta en una sola pieza, como una hoja muy muy larga sin interrupciones salvo unos pequeños agujeros que hacen una línea de microcorte, lo que posibilita su corte o separación de hojas mediante un pequeño tirón de la misma.

Este papel también cuanta con una serie de perforaciones o agujeros más grandes a intervalos regulares, dispuestos en las orillas o márgenes de dicho papel y cumplen la función de favorecer y hacer más rápido el arrastre por el carrete de la impresora.

Una vez impreso lo que necesites o te pidan durante tu jornada laboral, puedes quitarlos con un pequeño tirón, suave y similar al del arrancado principal. Ahora que sabes de que trata este tipo de papel, no podíamos dejar de lado u omitir su presentación, ¿tienes donde apuntar no?

Este tipo de papel como no tiene terminaciones o pliegues individuales, tiene que presentarse de alguna forma que no sea la convencional, por lo tanto, consta de una serie de bobinas o paquetes grandes de numerosas hojas plegadas en forma de zigzag, para hacer de su movilidad en la máquina más fluida y evitar que se enrede.

Cada una de dichas bobinas o paquetes contienen alrededor de 500 o 2500 hojas plegadas, que están unidas por una línea punteada o de microcorte.

Pero si creías que eso era todo, permítenos decirte que no lo es y esto se debe a que además de este tipo de presentación (de cantidades por bobinas o paquetes de pliegos), en el mercado hay presentaciones de acuerdo a sus medidas que vienen en un estándar de pulgadas, esto en virtud de que las primeras impresoras matrices fueron confeccionadas y posteriormente patentadas en los Estados Unidos y con ellas se usó un papel bajo estas medidas.

Es así como el papel continuo cuenta con unas medidas estándar de unos 377 mm x 11 pulgadas hasta unos 240 mm x 4 pulgadas y el tipo de papel puede presentarse de forma simple (es decir, una sola hoja) o de forma doble, lo que posibilita en este último caso, el tener una copia del documento, expediente, factura o lo que se haya impreso y archivarlo para futuros usos o corroboración del servicio prestado.

Como dato curioso, ¿sabías que existe un papel continuo que genera su propia copia?

Así es y es que resulta que este cuenta con la posibilidad de realizar más de una copia, incluso puede realizar dos, tres e incluso cuatro copias por impresión.

Esto más que impresionante es un dato valioso para aquellos establecimientos u oficinas que requieran de imprimir el mismo formato numerosas veces y es que todo son ventajas, ya que este sistema de auto copia en el papel continuo, aporta un par de ventajas adicionales y son en primer lugar que, el contar con un juego de copias superior a dos o tres, podemos ahorrar notablemente en bobinas o paquetes de pliegos de papel.

La segunda ventaja es que también se ahorra en los inyectores de impresión de las máquinas impresoras matrices, puesto que por su sistema de impresión por cintas de tinta consumible, comparada con los tóners o cartuchos usados por las impresoras comunes, es un ahorro que se nota al instante, es decir, doble economía!!

El trabajo está asegurado, en el menor tiempo y sin tanto ajetreo o tener que ir cambiando cada dos por tres los papeles.

En conclusión, el papel continuo, dentro del amplio abanico de opciones y gamas de papeles que ofrece el mercado de la papelería y artículos de oficina, es sin duda alguna un aliado interesante al momento de querer llevar un orden más eficaz y llevar los archivos, finanzas y registros de la empresa, el colegio o el hogar al día, sin montarnos un lío con montañas de papeles interminables, desiguales o muy gruesos que hagan de los archivadores unas pilas pesadas y todo esto se puede lograr gracias a la concentración y compactación de la celulosa (compuesto principal del papel).

El papel continuo resulta bastante ligero y hasta duradero, así que a ¿qué esperas para ir a por tus bobinas de papel continuo? Tampoco te olvides de comentar a familiares, conocidos y amigos que existe esta maravilla.